Pilar Garcia

La búsqueda ha sido siempre su motor. Inquieta y curiosa, estudió Geografía e Historia, lo que le llevó a trabajar con adolescentes, de los que aprendió mucho acerca de todo lo que rodea a esa etapa tan fascinante y compleja del ser humano. Desde ahí siguió diversas formas de explorar el mundo y la cultura desde diferentes perspectivas: archivera, bibliotecaria, creadora de contenidos culturales para estudiantes extranjeros, etc.
En esa incesante búsqueda estaba también un anhelo: encontrar la forma de contribuir para hacer de este mundo un lugar más amable y sostenible.

En el año 2002 comienza a practicar Yoga y fue el principio de una transformación personal que acabó llevándola a formarse como profesora.
Yoga es un camino de vida, lo que implica poner al servicio de los demás la propia experiencia vital que va acumulándose con los años.

Ya ha dejado de buscar porque ha encontrado la manera en la que se entrega y contribuye a la construcción de un mundo más consciente.
"Solo soy una gota en el océano, pero ¿qué es el océano sino una multitud de gotas?" (Cloud Atlas)