Despilfarro alimentario

Me gustaría preguntarte algo

¿Cuánto son 123.000 toneladas de comida? Sin duda, mucha. Tanta que es difícil visualizarla: ¿5 piscinas olímpicas llenas? ¿5.000? Ane y yo nos mirábamos mientras nuestros cerebros daban mil vueltas, pero finalmente volvimos a poner cara de interrogación. Sin embargo, pensé, en la comunidad de Impact Hub Donostia tenemos a muchos profesionales que podrían ayudarnos con este reto: Visualizar 123.000 toneladas de comida sin perder la perspectiva. Así que nos acercamos a Víctor y Álvaro. Arquitectos y makers: nunca se quedan quietos y sabíamos que picarían pronto en el anzuelo haciendo el reto suyo.

Comenzamos a discutir y llegamos a la conclusión de que sería muy bueno encontrar un recipiente grande, sólo uno y lo suficientemente espacioso como para albergar tal cantidad de comida dentro. Es entonces cuando surgió la tremenda idea de meter toda esa comida dentro del estadio de Anoeta. Nosotros buscamos las medidas del recinto en internet y ellos comenzaron a multiplicar y dividir números, calcular densidades de comida junta y grados de inclinación de las gradas. Veinte minutos después, los arquitectos terminaron de calcular y discutir entre ellos para mirarnos con extrañeza y decir “es raro, nos sale que 123.000 toneladas de comida llenarían el estadio exactamente hasta arriba”. Bingo.

Esta pequeña historia, en el seno de nuestra comunidad de innovadores sociales, sirve para ilustrar el problema del despilfarro alimentario en nuestro territorio: 123.000 toneladas es la cantidad de alimentos que despilfarramos en Gipuzkoa al año, es decir, 171 kilos por persona, o lo que es lo mismo: el estadio de Anoeta lleno hasta arriba de alimentos que podrían ser aprovechados y que no lo son.

Algunos datos

El Despilfarro Alimentario es un problema global que está afectando negativamente a todos los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo y que tiene además un impacto negativo transversal en los Objetivos de Desarrollo Sostenible: desde Pobreza cero, pasando por comunidades sostenibles y consumo responsable, a también Acción por el Clima -sí, el despilfarro contamina, y mucho-. La pérdida y desperdicio de alimentos son responsables del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Además, el 21% del agua dulce -muy necesitada en muchas partes del mundo- que es dedicada a la agricultura no sirve para nada puesto que riega cultivos que nunca serán comidos. Y casi el 30% de la tierra mundial destinada a plantaciones se utiliza para el mismo fin: sembrar, cultivar, recolectar y producir alimentos que no valdrán para nada. Obviamente esto tiene consecuencias económicas y se pueden cuantificar: Prosalus lo sitúa en alrededor de 1 billón de dólares con b de barbaridad. Además, añadan ingentes costos transversales como los ambientales (700 mil millones de dólares) y sociales (900 mil millones). Casi nada.

De lo global a lo local

Es un problema global sí, pero ojo, a diferencia de otros, con amplias posibilidades en acción y combate desde lo local. En este sentido, Impact Hub Donostia junto al área de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa hemos impulsado un programa amplio de actuaciones contra el despilfarro alimentario. Impact Hub Donostia ha realizado estudios técnicos sobre Despilfarro Alimentario del territorio de Gipuzkoa y de la ciudad de Donostia – San Sebastián. Medir qué desperdiciamos, dónde y porqué es fundamental para formular soluciones que impacten, medidas en las que ya estamos trabajando. En 2018 hemos desarrollado un piloto con restaurantes para reducir su despilfarro alimentario mediante medidas como la gourmet bag; hemos llevado a cabo un proceso participativo de prototipado ciudadano de soluciones contra el despilfarro alimentario; hemos organizado unas jornadas técnicas con los principales agentes del estado en ésta temática, con el fin de poner un poco de luz teórica a este complejo problema; y hemos formulado varias líneas de acción mediante proyectos, programas y acuerdos con otros agentes que esperamos puedan ser llevados a cabo a lo largo de 2019.

 

 


 

 

 

 

 

 

 

Más allá de meros parches

El despilfarro alimentario tiene muchas causas y, como todos los problemas sociales que generamos, también muchas maneras de ser abordados. En este sentido, en Impact Hub Donostia no queremos quedarnos en impulsar meros parches -aunque muchos sean muy necesarios-, sino abordar las causas que de raíz provocan este problema. Y para ello, tenemos que comenzar a hablar de un modelo de consumo que exprime y fuerza a toda la cadena agroalimentaria -desde el agricultor a usted mismo como consumidor- a producir, vender y consumir más y más (siendo nunca suficiente) con fines que no son alimentarios, ni nutricionales, ni siquiera acerca de la soberanía alimentaria: son meros fines económicos. Y tras hablar, llega el hacer: ¿cómo podemos desde nuestro papel, nuestra silla, nuestro entorno combatir el despilfarro alimentario de raíz? Pues de muchas maneras, pero lo primero que te recomendamos es que te unas a otras personas que piensen como tú y también tengan ganas de hacer. Si eres una de ellas, no dudes en pasarte por el espacio Impact Hub Donostia.


 
Alberto Alonso de la Fuente

Abril 2019

 

Impact HUB Donostia