Movimiento Maker

Hablamos con Victor Barahona

Víctor José Barahona es Ingeniero, Maker, Permacultor y cooperativista de Impact Hub Donostia. Hoy nos habla del movimiento Maker y de la importancia de este colectivo para dar respuesta ante una situación de emergencia como el Coronavirus. Eso es precisamente en lo que consiste el Proyecto Coronavirus Makers. 

 

Qué es el movimiento Maker 

Los elementos principales que definen el movimiento Maker son las tecnologías modernas y la economía globalizada. Se constituyen como oportunidades tanto como vía para conectarse y aprender, como para adquirir componentes de forma más individualizada y con gastos razonables y como medio de producción y distribución. Esto hace que los proyectos sean viables. 

Cuando hablamos de una persona Maker, hablamos de personas que dotan de identidad y significado el acto de crear. En definitiva, el espíritu Maker podría definirse como libertad creativa y superación de fronteras. 

“El espíritu Maker es libertad creativa y superación de fronteras”

 

En qué consiste el proyecto Coronavirus Makers

Es un movimiento que surgió espontáneamente a principios de Marzo, al prever que iban a faltar respiradores asistidos y otro equipamiento médico.

Este colectivo inicial de Makers, juntos con otras personas de distintos ámbitos, como médico, comenzó a trabajar en iniciativas como las mascarillas N95 o las viseras de protección.

El número de personas dispuestas a colaborar incrementó rápidamente ante la posibilidad de ayudar con los recursos existentes. Las viseras fueron lo más fácil de llevar a la práctica porque podían ser fabricadas casi por cualquier persona que tuviera una impresora 3D. 

Actualmente el proyecto cuenta con más de 16.000 personas distribuidas por todo el estado, articuladas por regiones a través de canales de Telegram. A día 8 de abril, han entregado más de 350.000 viseras, alrededor de 45.000 de ellas en Euskadi.

“La industria tiene tiempos de respuesta largos ante un desafío así, mientras que el colectivo Maker es capaz de innovar con rapidez”

 

El presente y futuro del movimiento Maker

Esta situación puede suponer un antes y un después en la comunidad Maker, ya que ha permitido de alguna manera visibilizar este colectivo y su trabajo. “Antes éramos un colectivo poderoso y seguro de sí mismo, pero muy desconocido para la sociedad”.

Uno de los retos a los que se enfrenta el colectivo es la financiación de los proyectos que realizan, ya que muchos de ellos son de bajo coste y se cubren con fondos personales. De cara al futuro, se subraya la posibilidad y el reto de nuevas formas de articulación que permitan alcanzar objetivos más ambiciosos. 

Situaciones como la actual recalcan que la colaboración entre agentes de cambio es esencial para lograr cambios reales. La comunidad Maker se presenta como una oportunidad de cambio, una vía de respuesta rápida y eficaz ante desafíos como este. 

 

Una oportunidad a futuro

Cuando hablamos de Impact Hub hablamos de conectar, inspirar e impulsar personas con ideas innovadoras y creativas con impacto positivo en la sociedad. La colaboración entre Impact Hub y el movimiento Maker se presenta como una oportunidad con mucho sentido en el ámbito del impacto y la transformación social. 

“Sería muy positivo para dar visibilidad al movimiento y también para la sociedad, ya que puede ayudar en el cumplimiento de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”

 

Impact HUB Donostia