Maite Zaitegi – Eraldalan

El 30 de junio de 2022 el Congreso de los Diputados aprobó en Madrid la creación de una nueva figura jurídica que reconocerá las Empresas con Propósito en España. Un paso que abre la puerta a redefinir el valor social de éstas, porque ¿para qué nos sirve una empresa si no responde a las necesidades reales de la sociedad?

Empecemos por el principio, la iniciativa que permitirá reconocer a las Sociedades de Beneficio e Interés Común (SBIC) se enmarca dentro del movimiento Empresas con Propósito, y ha sido impulsada desde B Lab Spain a través de una enmienda transaccional dentro de la Ley Crea y Crece. De esta manera, a través de esta nueva forma jurídica se reconocerá a aquellas empresas que incluyan en sus estatutos el triple objetivo de generar valor económico, social y ambiental, siempre que demuestren de manera transparente su desempeño en todos ellos.

Pero ¿qué cambios reales trae la creación de las SBIC? Pues bien, en el plano más pragmático favorecerá la canalización de las inversiones privadas en este tipo de empresas, ya que tanto quienes buscan invertir como la propia organización estarán alineadas en su propósito: generar un impacto social y ambiental positivo a través de la actividad empresarial. Y del mismo modo, la financiación pública enfocada a estimular la economía de impacto encontrará aquí una figura legalmente reconocida a través de la que dirigir la transformación del sector empresarial. 

Además, la experiencia de otros países que ya cuentan con este tipo de figuras –como Francia o Italia– nos muestra la puesta en marcha de mecanismos que facilitan el éxito de los resultados en el avance hacia este Propósito y que sin duda nos servirán de referencia. En el caso de Francia, por ejemplo, las llamadas enterprises à mission cuentan con un organismo interno que supervisa la ejecución de su propósito, y un organismo externo que verifica la ejecución de estos objetivos.

No obstante, esta nueva figura jurídica trae consigo una reflexión y una semilla de cambio mucho más profunda, la de cuestionarnos sobre el sentido y el valor social de una empresa. Hasta hace no mucho –y aún hoy en muchos espacios–, se entendía que el objetivo de las empresas era la obtención de un beneficio económico, y todo lo demás: la gestión de las personas, el tratamiento de los residuos, etc.; eran herramientas de las que disponíamos, o peajes que había que pagar, para obtener ese beneficio. Sin embargo, ahora tenemos la oportunidad de reflexionar sobre las necesidades que tenemos como sociedad y decidir cómo queremos responder a esas necesidades desde nuestras empresas.

Y eso es precisamente lo que venimos haciendo desde Impact Hub Donostia a través del proyecto Eraldalan: reflexionar sobre las necesidades reales de la sociedad actual y futura, cuestionar las formas tradicionales de hacer empresa –basadas en una realidad socioeconómica obsoleta–, y dibujar nuevas formas de existir en las organizaciones, en las que nuestro propósito de vida se alinee con el propósito de las organizaciones que nos definen como sociedad.

 

Participa en el último encuentro Eraldalan

Súmate al último encuentro de Eraldalan, en el que uniremos diferentes realidades y visiones de organizaciones de Gipuzkoa, con el objetivo de reflexionar y poner en común las herramientas entorno a grandes retos como el Liderazgo Facilitador, Comunicación, Autonomía y Adaptabilidad.

📅 16 de septiembre
📍El Eskondite, TABAKALERA
⏰ 11:00-13:30

🔗  Más información: https://lnkd.in/ecT6SNzF
✉️ Para confirmar tu asistencia, escríbenos indicando tu NOMBRE y APELLIDOS a komunikazioa.donostia@impacthub.net