Gourmet Bag busca reducir la comida que va directamente a la basura, por considerarse pérdida, ofreciendo como alternativa, las gourmet bags, cajas 100 % biodegradables, a los clientes de los bares y restaurantes cuando les sobra aprovechable comida en el plato. De esta manera, la campaña contribuye, asimismo, a minimizar el uso del plástico, muy extendido en el sector, para las ocasiones en las que las personas piden o el establecimiento ofrece la comida para llevar. 

En este contexto local, los objetivos de la campaña se alinean en otro plano, con los denominados ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible); concretamente, con los ODS 2, 12 y 13 de la Agenda 2030. El ODS 2 tiene que ver con poner fin al hambre y se denomina “Hambre cero y seguridad alimentaria”; el ODS 13 tiene que ver con la Acción por el Clima, y con con reducir los niveles de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases de efecto invernadero en la atmósfera que aumentaron hasta niveles récord en 2019. En el contexto global, el 8-10% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están asociadas a los alimentos que no se consumen, tanto por las pérdidas en los procesos de producción y transporte como en la etapa de consumo final; por último, el ODS 12 tiene que ver con la Producción y el Consumo Responsables. Cada año, se estima que un tercio de toda la comida producida (el equivalente a 1.300 millones de toneladas con un valor estimado cercano a mil millones de euros) acaba pudriéndose en los cubos de basura de los consumidores y minoristas, o degradadándose debido a un transporte y unas prácticas de recolección deficientes. El consumo y la producción sostenibles consisten en hacer más y mejor con menos. También se trata en cierta manera, de desvincular el crecimiento económico de la degradación medioambiental, aumentar la eficiencia de recursos y promover estilos de vida sostenibles. 

Según las naciones Unidas, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre los que se encuentran los mencionados, a fecha de 2030, se plantea reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos per cápita, y reducir, por tanto, las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción, distribución y consumo, tanto en los hogares como en el sector de la restauración y catering o, también denominado, sector HORECA. 

Teniendo en el foco este objetivo, Impact Hub Donostia, en colaboración con el el departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Gipuzkoa  y la Asociación de Hosteleros de Gipuzkoa han asumido el reto de intervenir en este campo y han generado, de manera conjunta, proyectos e iniciativas que contribuyan a su cumplimiento. 

Sobre Gourmet Bag

La Gourmet Bag es una campaña que tiene como objetivo principal ofrecer a los clientes de bares y restaurantes de Gipuzkoa, la comida que les sobra en el plato para llevar. Esta campaña busca la proactividad de los responsables y del personal de sala de los establecimientos, bares y restaurantes del sector HORECA, para que motiven a sus clientes a que se lleven la comida que les sobra en el plato para reducir las pérdidas y el desperdicio alimentario. Además, la campaña Gourmet Bag plantea que dicha reducción de pérdida y desperdicio de alimentos trae consigo otros beneficios para los establecimientos y la sociedad en general, y la vasca en particular, como son:

  1. Ahorro: reducir las pérdidas y los desperdicios alimenticios en los bares y restaurantes supone no tirar dinero y trabajo a la basura.
  2. Seguridad Alimentaria: si se reduce la cantidad de desperdicios alimenticios, se puede contribuir al establecimiento de una seguridad alimentaria, por medio de la disponibilidad de alimentos, contribuyendo con ello a la reducción del hambre.
  3. Beneficios Ambientales: se reduce la generación de residuos y se reduce el índice de contaminación al tiempo que se contribuye al cuidado y protección de los recursos naturales, como el agua, la tierra entre otros, principales materias primas para el sector productivo.
  4. Liderazgo: Contribuir y generar iniciativas de alcance local / global que promuevan comportamientos de consumo y producción sostenibles ante la reducción de desperdicios alimenticios, que asimismo incentiven a la articulación entre actores para lograr el fortalecimiento de la sociedad y de las políticas locales, nacionales e internacionales a favor de un desarrollo Sostenible.

La campaña ha incidido hasta el momento, en 16 localidades, 100 bares-restaurantes, con más de 11.000 cajas entregadas con un número similar de raciones recuperadas, lo que supone un evidente impacto positivo de gran envergadura que sigue creciendo y expandiéndose cual mancha de aceite, tejiendo territorio sensibilizado y concienciado en la lucha.