8º aniversario y total gratitud

Un breve recorrido por nuestro Impact Hub

 

Este año celebramos nuestro octavo aniversario y al comenzar este post me pregunto dónde poner el acento, ya que lo que escriba aquí representará a mis compañeras y a parte de nuestra comunidad, con lo que comienzo a sentir la responsabilidad de hacerlo con la honestidad de lo que siento en este momento.

Y desde este lugar, lo primero que brota es agradecimiento, porque cada aniversario simboliza honrar a nuestro pasado y abrirnos a lo que viene, pero, sobre todo, parar y celebrar a esta comunidad, a este equipo y a esta empresa (cooperativa sin ánimo de lucro) que una vez fue un sueño colectivo y hoy es un ser vivo que está en un momento de florecimiento.

Este año ha sido especial en cuanto a cambios internos, nuestra comunidad ha cambiado y ha crecido, lo mismo nuestros proyectos, productos y servicios; el equipo de trabajo con sueldo remunerado y colectivamente concertado como equitativo está en fase de consolidación y cada vez más conectado con la red internacional. Además, hemos tenido la incorporación de 3 nuevas socias cooperativistas y la primera salida dolorosa de una de nuestras socias y uno de nuestros colaboradores y amigos. Y todo ello nos ha enfrentado con la realidad de que Impact Hub Donostia ya no sólo un proyecto semilla que se puede cuidar desde prácticas de confianza informales, si no que nos toca evolucionar a crear y respetar sistemas flexibles pero explicitados para honrar el amor que nos tenemos y materializar nuestra visión.

También ha sido momento de repensar nuestros valores y revisitar nuestra estrategia operativa, dando pie a lo siguiente:

Nuestra misión y visión

Dar un espacio de comunidad y creación emprendedora referente. Cuyas maneras de hacer se identifiquen por trabajar en red para la transformación social, hacia un mundo sostenible, consciente e inclusivo.

 

Nuestros valores (resumidos):

BIZIPOZA: es el valor que nos une sin duda, no genera discusión sino amplio consenso. O disfrutamos o es mejor dejarlo.

PRACTICIDAD y FUNCIONALIDAD: Se trata de llevar las cosas a la práctica, pero dentro de una funcionalidad en el contexto en el que se pueda impactar o generar valor.

LOGICAS SOSTENIBLES: los “modos de hacer” es decir la lógica que siguen las empresas, los proyectos, las acciones, …son los que, en nuestra manera de ver, deben buscar la sostenibilidad. La sostenibilidad se convierte así en programa base. Por otro lado, no hay solo una lógica sostenible, puede haber muchas, el plural intenta recoger precisamente esa amplitud de posibilidades que se abren a la hora de crear nuevas maneras de hacer.

POROSIDAD: en Impact Hub Donostua lo que tenemos claro es que el que quiera puede “entrar hasta la cocina”, ver, participar, cuestionar…no basta con mostrar con transparencia, sino invitar a entrar en la membrana. Por ese motivo vimos que la cualidad de una membrana es la de la porosidad.

EMPATÍA y RESPONSABILIDAD: se trata principalmente de la AUTO-RESPONSABILIDAD, es decir de la ayuda al prójimo siempre que el prójimo se ayude a sí mismo. Creemos que el matiz es muy importante en el nuevo paradigma en el que nos movemos en estos tiempos.

VALENTÍA: este valor se hace cargo de un campo de reflexión y de debate colectivo sobre aspectos importantes de la transformación social como es lo “transgresor”, lo “radical”, lo “diferente”. En definitiva, para transitar territorios desconocidos es imprescindible tener coraje y valentía.

Y es así como, sin importar lo diferentes que seamos, y aunque en su momento no fuimos conscientes de las horas y los diálogos de todo tipo que nos costaría, estamos hoy aquí, listas para alzar la copa el próximo jueves 16 de mayo, para celebrar el presente y honrar los momentos vividos, que han representado para muchas de nosotras, uno de los ejercicios de conciliación y respeto más significativos de nuestra experiencia.

Nos encantaría teneros con nosotras para contaros nuestros planes y preguntas de cara al futuro, y seguir conspirando en positivo por transformar nuestro entorno.

 

Gratitud

Finalmente, termino este post dejándome llevar por el agradecimiento a cada una de mis socias y miembros del equipo. Y concretando dichas palabras en un texto que no es obligatorio para la lectora seguir, pero que dejamos aquí como un ejercicio de porosidad hacia nuestro momento vital:

Xabi, gracias por tu paciencia y servicio amables, desde tu bata de científico del cambio mezclado con el mejor tesorero que podíamos haber imaginado, nos ayudas a cuidar nuestras bases y eres el pilar que ha sostenido la continuidad de este equipo. Gracias por aportarnos tu sonrisa y tu arte para negociar.

Josune, gracias por tu inteligencia brutal y honesta, donde la búsqueda de la verdad no universal, pero si radical, nos muestra los caminos a recorrer en este mundo, que es más de lo que en este momento podemos imaginar. Y es que eres quien nos señala más allá, pero contrario a lo que se pueda interpretar, tú nos recuerdas que ese más allá está mirando hacia dentro.

Víctor Barahona, gracias por inspirarnos con tu curiosidad y práctica de nuevas maneras de vivir, algunas de la cuales definirán el futuro de nuestra sociedad. Hacer lo que haces no es fácil, no es una profesión de presente o que esté de moda. Y sin embargo señala hacia el futuro de manera contundente.

Víctor Aspe, gracias por tu rebeldía constructiva y tu saber histórico que nos permite tener perspectiva de nuestra realidad, y por ende mejorar nuestra toma de decisiones añadiendo la humildad necesaria de entender que este es un viaje de fondo. Gracias por enseñarnos la ciudad desde otra mirada y por las cenas en tu sociedad.

Álvaro, gracias por mostrarnos sin reparo todas tus caras, y por enseñarnos a reír con la honestidad de la vida que también incluye su lado menos amable. Gracias por conceptualizar y materializar los espacios que hemos habitado a lo largo de estos años y por traer a Víctor a nuestra casa.

Erika, gracias por siempre estar abierta a abrir tu experiencia a otros/as, gracias por unirte a la cooperativa, por tu confianza y por tu sonrisa, por compartirnos tus momentos de triunfo y de angustia en este momento de tu camino. Por enseñarnos que con la determinación y el conocimiento podemos construir oportunidades, aunque el mercado lo plantee como imposible.  Porque aún hay muchas cosas que damos por sentadas que aún no existen, y que podemos crear.

Tito, gracias por unirte y por vernos como la comunidad donde plantar una semilla en este momento de tu vida, desde esa casualidad inesperada de la vida en un ascensor de Tabakalera, hasta el momento en el que nos construimos como socios/as. Gracias por sostener los proyectos y traer tu experiencia en el equipo de trabajo, y por mostrarnos todas tus dimensiones llenas de riqueza y curiosidad por la vida.

Verena, gracias por sostenernos con amor, y hacerlo también con la comunidad. Tú nos recuerdas la importancia del contacto con la naturaleza, y la has traído a nuestro espacio. Tus historias de vida repletas de valentía humilde, perseverancia y originalidad, nos hacen mirarnos dentro y querer ser mejores seres humanos.

Joxean, gracias por haber aceptado el reto del equipo de trabajo, por re-descubrirte desde tu rol de servicio al Impact Hub y por recordarnos que las posibilidades que tenemos en nuestras manos con este proyecto colectivo son más de las que a veces nos queremos creer. Gracias por esas noches sin descanso preparando proyectos, que si bien, han de ser menos, nos recuerdan que el optimismo real va acompañado de convicción de trabajo.

Tomás, gracias por sorprendernos con tu inocencia y capacidad de convertir tu curiosidad en nuevos conocimientos y habilidades. Nos demuestras cada día tu capacidad de reinventarte. Y nos muestras una mirada que, aunque muchas veces representa un contraste, nos enseña a poner sobre la mesa temas importantes que nos permiten ampliar nuestra membrana.

Iñigo, gracias por haber encendido la chispa y haber dado calor a la hoguera inspirándonos con tus nuevos descubrimientos, humor inteligente y capacidad de poner los cimentos de una comunidad. Por habernos traído tu experiencia personal y proponernos un destino, que luego has estado abierto a soltar para que sea de varios/as. Es una alegría poder seguir creciendo, acompañándonos y mezclándonos en nuestros viajes paralelos.

Mikel, gracias por tu templanza y tu pozo de conocimientos ancestrales y comunitarios que nos recuerdan, con paciencia, que hacer las cosas con tiempo, calma y reflexión, es muy importante en estos tiempos. Gracias por traernos el tai-chi, la estrategia vista desde las artes marciales y el disfrute de la vida donostiarra en todo su esplendor.

Sergio, gracias por tu entusiasmo desde el primer minuto de habernos conocido y por compartir con nosotros tus pasiones y amistades. Te agradecemos cada momento en el que estás dispuesto a compartir lo que has construido con tu trabajo y el traernos una perspectiva completamente diferente a nuestro equipo.

Aitor, gracias por sorprendernos con todo lo que eres y haces, nos demuestras en tiempo real que los límites para materializar nuevos proyectos y relaciones no son reales si los dejamos ir y si nos abrimos a nuevas maneras de crear. Traes regalos inesperados al equipo y tu voz calmada nos recuerda que lo de fuera nunca es demostrativo de las posibilidades que un ser humano puede hacer realidad.

Finalmente, desde este post, agradezco el haberme quedado, el seguir aquí creyendo en nuestro proyecto, en nuestro equipo. Por confiar en nuestra capacidad de seguir aprendiendo para construir un mundo mejor desde la creatividad.

Nuestra historia no es perfecta, y cada paso nos construye, nos plantea preguntas y nos invita a cambiar nuestras maneras de hacer. Pero nuestros valores en el centro, nos sirven de pivote anclado en el suelo fértil aportado por cada una de las personas que en aquellas sesiones abiertas de comunidad en el Bukowski. Así que a vosotras, también, muchas gracias.

Y aquí nos faltan muchos más nombres, pero este hábito recuperado de redactar posts para nuestro blog es un comienzo para seguir explicitándolos y nombrándolos con más calma. Así que, de momento damos las gracias también a todos los/as host que están y que han estado con nosotros/as a lo largo de este tiempo. A nuestros/as colaboradores/as más cercanos.  Así como a la comunidad de emprendedores/as que nos acompañáis en este viaje, y que habéis aceptado compartir nuestro hogar y hacerlo vuestro. Porque ese fue un día el sueño, que hoy es una realidad.

Muchas gracias también a las organizaciones que, a lo largo de este tiempo, nos habéis escuchado y abierto las puertas a nuevas oportunidades, desde un espacio donde florecer y aportar, hasta proyectos en colaboración desde los que seguir construyendo un cambio colectivo.

¡Nos vemos! Y buena vida a nuestro Impact Hub.

Sayuri

Impact HUB Donostia