La campaña Gourmet Bag 3.0 supone un paso más hacia el objetivo de sensibilizar a la ciudadanía frente al reto del desperdicio alimentario. En esta ocasión, son 25 los establecimientos, de 5 localidades del territorio guipuzcoano (Pasajes, Hernani, Lasarte-Oria, Rentería y Oiartzun) a los que se les ha proporcionado el material para visibilizar la campaña consistente en 80 cajas 100% compostables que van directas al contenedor marrón, acompañadas de 80 bolsas de papel reciclable, además de pegatinas para pegar en las cartas y menús, un A2 y un A4 para ponerla en un lugar visible del establecimiento. Asimismo, se les ha presentado las encuestas tanto en soporte físico como digital pudiendo encontrarse en el mismo establecimiento bien con una copia impresa o bien con un código QR desde el que poder cumplimentarla.

A pesar de la situación que vivimos actualmente debido a la pandemia que afecta directamente al sector de la hostelería, se quiere destacar la buena disposición de los establecimientos que se han sumado en esta edición. Los responsables y el personal de sala de los bares y restaurantes en los que se ha implantado la Gourmet Bag 3.0 han mostrado interés y sensibilidad tanto por la campaña como por el material que la acompaña, destacando muchos de ellos que el solo hecho de que la caja sea cien por cien biodegradable significa un cambio cualitativo en relación con el uso de envases de plástico que usaban en su mayoría por ser lo más práctico y barato. A esto se añade lo acertado del formato. Para la mayoría de los establecimientos el formato gourmet (envase y bolsa) seleccionado para la muestra es acertado. Tanto el material de la caja, su apilabilidad y cierre como sus características de almacenamiento de líquidos (sopas, legumbres, chipirones en su tinta, etc.) les resulta apropiado para el servicio. Igualmente, el tamaño de la caja que cumple con su función de recipiente para llevar la comida sobrante en el plato.

A esto se suma la verticalidad de la solución gourmet haciendo coincidir el ancho de la caja con el de la bolsa que completa el pack, aspecto destacado por los hosteleros al posibilitar una excelente portabilidad a la hora de transportar las sobras más allá del establecimiento.

Con todo, sin embargo, los responsables de dichos establecimientos se han preguntado, y después de esta campaña gratuita ¿qué?, en el sentido que ven difícil la continuidad de la campaña por cuenta y riesgo propios debido al precio de los envases Gourmet Bag que difiere bastante de los de plástico. 

En conclusión, las bondades de la campaña Gourmet Bag 3.0 son muchas, una de ellas es que es una iniciativa que se adelanta a la exigencia por normativa, por ley, en referencia al anteproyecto de ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentario que en un tiempo será ley a nivel estatal. Se considera que es mucho mejor adelantarse e ir sensibilizando desde la motivación y la sensibilización y no desde la obligatoriedad, la normativa. Es decir, adelantarse desde la sensibilización es mucho más interesante que acercarse desde la normativa porque hace menos brusca la adaptación. Así se gana más en conciencia que es uno de los objetivos de cualquier campaña, también de la actual.

Esta actividad es posible gracias al departamento de Medioambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa y la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa.

 

Más información.